Expropiaciones

El litigio por las miles de empresas estadounidenses afectadas por las expropiaciones del 59…

Serían las dos de la madrugada cuando el Lada en función de taxi me dejó en la terminal del José Martí. Pagué los fulas acordados con el chófer por haberme llevado hasta allá y me dirigí al edificio. Las luces de la terminal estaban apagadas, para mi sorpresa, y un grupo de pasajeros de Air Caribbean, la compañía que cubría el trayecto hasta Managua con un par de Antonov de la guerra fría reconvertidos para servicios turísticos, analizaba con una mezcla de indignación y resignación caribeña las escasas informaciones: “No hay vuelo hasta mañana a las doce”. “Es culpa del bloqueo”.

Este cuento, todo es culpa del bloqueo, vale para las pizzerías con un solo tipo de pizza, para las estanterías semivacías en tantos lugares, para las averías de ómnibus en medio de la autopista, para la internet prohibida o prohibitiva… “Si salimos del periodo especial, esto ya no se cae”, me decía Lázaro, mi anfitrión en la calle Virtudes, mientras devoraba una cajita de arroz con pollo comprada a un cuentapropista en moneda nacional… “Cuando la revolución, deberían haber expropiado sólo los grandes negocios y no meterse con los pequeños”, seguía en su análisis económico, bendiciendo su espíritu revolucionario y las bondades de su cajita…

Y es acá donde este cuento cobra sentido, en una de las claves a considerar en un futuro inmediato, el litigio por las miles de empresas estadounidenses afectadas por las expropiaciones del 59, y que reclaman 7.000 millones de dólares a Cuba. El gobierno cubano argumenta, a cambio, que el bloqueo les ha supuesto pérdidas por más de 100.000 millones… Como es un pleito sin solución, no cabe otra que tumbar al castrismo para reponer sus derechos a todos los afectados por los desmanes revolucionarios, aún a costa, y sobretodo, de tantos cuantos desde afuera han aprovechado las circunstancias para lucrarse haciendo negocios con la dictadura.

⛔️ Prohibida la reproducción total o parcial de este texto sin el permiso expreso del autor.

©® Todos los derechos están reservados y protegidos. Vulnerarlos supondrá enfrentar demandas judiciales.

💻 Mail de contacto: ig.gimenezg@gmail.com

NOTA IMPORTANTE: Desde el pasado día 13 de enero de este año 2017 estoy inoperativo en redes sociales, de modo que si mis artículos aparecen en mi muro o en mi blog en FB es porque los postean personas autorizadas. Este aviso es debido a que todos los comentarios y mensajes que recibo asociados a las redes quedan sin respuesta, ya que la forma de contactar conmigo es a través de la dirección de correo electrónico que he escrito en el párrafo anterior, o desde la sección “CONTACTO” en esta misma web.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorMi novela
Artículo siguienteViral

No hay comentarios

Dejar respuesta