A lo concreto

A mí nadie me informó nunca de que existan planes concretos para invadir la isla, ni para provocar un levantamiento, ni para atacar con misiles, ni para preparar un desembarco, ni para ajusticiar comunistas a machetazos, ni para sabotear núcleos estratégicos, ni para asaltar presidios y liberar encarcelados… Y sin embargo yo sí me comprometí a celebrar el once de octubre mi sesenta cumpleaños en La Habana una vez iniciado un proceso irreversible hacia la democracia y la libertad. Si me llego a quedar sentado esperando algo de todo lo primero, jamás hubiera podido garantizar lo último. Pero no me quedé sentado.

Después de más de mil días de pelea, que algún día contaré con todo lujo de detalles, puedo asegurar que el gobierno cubano va a emitir un comunicado el lunes dos de octubre que no va a dejar duda ninguna de que el proceso de cambio sin fraude comienza. A partir de ahí, ya tengo los permisos y salvoconductos necesarios para estar el día de mi cumpleaños, el mencionado once de octubre, en La Habana alrededor de una mesa fijando el calendario.

Esperen a leer el comunicado antes de reaccionar. La mesa no es para perdonar, ni para olvidar, ni para negociar, es para desarrollar por escrito el proceso secuencial que va a convertir la tiranía de la isla en un Estado de Derecho con una independencia de poderes que permitirá al Judicial tomar las decisiones proporcionales al mal causado mientras los demócratas construimos una sociedad libre. Aguarden al comunicado del dos de octubre y verán…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorDeterminación
Artículo siguienteTren cubano

No hay comentarios

Dejar respuesta