Amplificador

Un amigo a quien admiro de verdad por ser de aquellos que vivieron tiempos muy difíciles en los que no dudó arriesgar su vida en los frentes de la pelea allá adentro, y cuya historia contaré algún día si me da su permiso ya que su humildad propia de valientes le impide hacerlo a él, me envió este comentario cuando vió que el régimen incumplía lo que yo dí por cierto y publiqué: “Los strikes no siempre son rectos, también vienen de las curvas. Sigue adelante”.

Eso mismo hago, pero soy bloqueado cada vez que intento compartir en grupos, de modo que todo cuanto publico explicándome sólo llega a quienes me hacen el honor de leerme donde lo hago en la imposibilidad de enlazarlo. Jamás me callo ni me rindo, ahora estoy centrado en lograr o recuperar la confianza de patriotas necesarios, en asegurarme interlocutores en la isla que estén atentos a nuestras EXIGENCIAS, y en preparar otro viaje a Cuba para un nuevo asalto.

Disculpad por etiquetaros (y pediros que lo compartáis vosotros que sí podéis en algún grupo), es mi única forma de evitar que algunos crean que me callé o rendí. ¡¡Jamás!! Hay que impedir al precio que sea la perpetuación del régimen mediante un cambio fraude en febrero por el que el dictador traspase su poder a una extensión de sí mismo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorPartida de ajedrez
Artículo siguienteEsperanza

5 Comentarios

Dejar respuesta