Corazón cubano

A mi amada isla (29 de marzo)

Duele recordar y más amarte; duelen mis propios latidos. Duele el silencio y más la indiferencia; duelen mis ganas y más mis sentimientos.

Duele todo de tí y más de mi; no sé por qué duele. …Pero duele tanto, que el dolor desgarra mis entrañas.

Cuba inolvidable (2 de abril)

Al pasar tantos años creí olvidarte, nuevos caminos se antojaban largos y solitarios, seguro estaba de un sendero a ninguna parte, y de borrar las fechas del calendario.

Pero finalmente mi isla me invade; mi aliento se desvanece, mi corazón enmudece, y mi respiración se ahoga y desaparece, ¿qué me pasa si creí olvidarte…?

Y en mi esfuerzo inútil por alejarte, fracaso al guardar en el olvido la llama asfixiante de mi amor prohibido.

Con la mente en Cuba (11 de abril)

Caminando la vida aprendí que llegar alto no es crecer, que mirar no siempre es ver ni que escuchar es oír, y lamentarse no es sentir ni acostumbrarse es querer.

Caminando la vida aprendí que estar solo no es soledad, que cobardía no es paz ni ser feliz sonreír, y que peor que mentir es callar la verdad.

 

Print Friendly
Compartir
Artículo anteriorChao castrismo
Artículo siguienteAspirinas cubanas

No hay comentarios

Dejar respuesta