Crisis humanitaria

Para hacerse una idea clara de lo que supone el éxodo masivo y continuado de cubanos en busca de oportunidades en EE.UU., basta ver el nivel actual de su deporte nacional, el béisbol, y compararlo con el de hace no tantos años.

Antes del ‘camelo’ del acercamiento, los Orioles de Baltimore ya jugaron con equipos de la isla, tanto en suelo USA como antillano. Se trataba de un combinado de las Grandes Ligas.

Ahora está de gira por Cuba un equipo universitario, de la Estatal de Pennsylvania, que ayer se enfrentó a ‘mis’ Industriales en el Latinoamericano. Ganamos 2 por 1, pero es lo de menos.

Hace unos años en La Habana había un segundo equipo, el Metropolitano, que servía para foguearse a ‘peloteros’ recién salidos de la adolescencia, hasta que maduraban para pasar al conjunto señero de la capital y disputar con garantías la Serie Nacional.

Todo desapareció. Cualquier muchachito que despunta oye inmediatamente los cantos de sirena que le hablan de dólares en la Yuma. Y se van. Por eso ahora nos enfrentamos a universitarios y no a profesionales.

Esto es el preámbulo de lo que quiero seguir contando, ya lo hice el jueves en mi artículo ‘Refugiados’, el viernes en ‘Titulares…’, y el sábado en ‘Un drama…’, LA CRISIS HUMANITARIA que están padeciendo miles de cubanos en la frontera cerrada por Nicaragua en el límite con Costa Rica.

Vendieron todo en Cuba antes de salir legalmente hacia Ecuador, que no requiere visa. SALIERON SIN RETORNO. A partir de ahí, más de 5.000 kilómetros por siete países para llegar a México. Y siendo víctimas de ‘coyotes’, traficantes de personas.

Pero en la frontera norte del país ‘tico’, se encontraron con el ejército ‘nica’ repeliéndoles con gases. En este punto releed o LEED LOS ARTÍCULOS ANTERIORES.

Si consiguieran por fin atravesarla, lo que está pendiente de una reunión de cancilleres de la zona mañana martes en El Salvador, deberán cruzar Nicaragua y llegar a Guatemala. Salvar en balsas el río limítrofe con México, el Suchiate, y entregarse a inmigración del país azteca.

Por ahora, entre México y Cuba no existe ningún TRATADO DE DEPORTACIÓN, por lo que solicitarán un ‘oficio de salida’ que les autorice a recorrer los 3.000 últimos kilómetros de su éxodo hasta llegar a la frontera sur USA.

Fijaros: Costa Rica tiene dadas más de 3.000 visas temporales y tiene a 2.000 albergados. Pero es que antes de esta odisea, México ya tiene registrados, en lo que va de 2015, a otros 9.000 cubanos, de los que 7.000 han sido alojados en la llamada Estación SXXI de Tapachula, en el estado sureño de Chiapas. Cuando obtengan el ‘oficio’, deberán enfrentarse a 3.000 kms. en los 30 días de validez.

Miles y miles. Y lo más triste, busco y rebusco en la prensa occidental, que sí dilapida titulares con boberías, y ni una mención…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorMedicina cubana.
Artículo siguiente¡Pobres cubanos!

No hay comentarios

Dejar respuesta