Cubano viejo

EL HOMBRE SE HACE VIEJO MUY PRONTO Y SABIO MUY TARDE, CUANDO YA NO HAY TIEMPO…

Con el tiempo aprendes que:

– Estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

– Solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

– Si estás al lado de una persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.

– Los amigos son contados, y el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.

– Los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

– Las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste durante toda su vida.

– Disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes. Tu grandeza te permitirá decidir quién lo merece…

– Si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

– Aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

– Cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

– El que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.

– Debes construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto. Si quieres hacer sonreír a Dios, cuéntale tus planes…

– Apresurar las cosas o forzarlas a que ocurran ocasionará que al final no sean como esperabas. Todo proceso lleva su lógica.

– En realidad, no siempre el futuro es mejor que el momento que vives hoy, siempre y cuando sepas encontrar todo lo positivo que te rodea.

– Aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

– Intentar pedir perdón o ser perdonado, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo… ante una tumba… ya no tiene ningún sentido…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorEnsayo cubano
Artículo siguienteTrampas castristas

No hay comentarios

Dejar respuesta