Ensayo cubano

Una indignidad que el pueblo cubano jamás aceptará… ¿Nunca se han preguntado por qué las negociaciones entre los narcoterroristas de las farc y el gobierno colombiano se han desarrollado en La Habana? No será porque el gobierno castrista promueva “acuerdos de paz”… Más bien es porque el castrismo necesita comprobar en cabeza ajena cómo puede salir airoso con total impunidad de todo el mal causado. No hay más que ver qué se pretemdía con esta bajada de pantalones ante los terroristas, con el visto bueno de la comunidad internacional.

Miren qué contemplaba el acuerdo y vean cómo este atentado a la dignidad hubiera podido servir de ejemplo a la dictadura cubana:

– Los asesinos con crímenes de lesa humanidad se iban a librar de cumplir un solo día de cárcel.

– Iban a poder conservar las ingentes cantidades de dinero acumuladas con sus fechorías.

– Iban a conseguir, sin disputarlos democráticamente, diez escaños en el Parlamento y otros 16 asignados a regiones que controlan.

– El acuerdo iba a incorporarse a la Constitución sin poder ser enmendado jamás (igual que en Arabia Saudí donde su Constitución incorpora la totalidad del Corán).

– Iban a conseguir una impunidad plena, penal y social, que convertía a los propios terroristas en miembros de los tribunales especiales que los juzgarían a ellos mismos.

– El acuerdo tenía el respaldo del Vaticano, de la ONU, de gobiernos de medio mundo y de los medios de comunicación más influyentes en la opinión pública internacional.

– Preveía impunidad total y derechos de elegibilidad política para los responsables del mayor cártel de cocaína del mundo, autores del secuestro de 11.700 niños y de la violación de 6.800 mujeres.

– Era todo ello una gran mentira, haciendo creer que no aceptar todo lo anterior significaba defender la guerra. Cuando los principales jefes terroristas, fumando Cohibas en La Habana, ya han dicho que no regresarán a la selva, ellos están mejor en Cuba sorbiendo roncito y aspirando inalcanzables tabacos para la mayoría. Mientras, ayudados por castristas, idearán nuevas formas de engañar al pueblo digno.

En resumen: Impunidad total, elegibilidad política, validez constitucional, dinero robado intacto, parcialidad judicial y respaldo internacional… ¿Entienden por qué las negociaciones han sido en La Habana? Pero el digno pueblo colombiano ha visto el engaño que no han querido ver los políticos de medio mundo, como tampoco el pueblo cubano aceptará jamás esta indignidad y este irrespeto cuando le llegue su turno. ¡¡No a la impunidad!!

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorMadre Cuba
Artículo siguienteCubano viejo

No hay comentarios

Dejar respuesta