For immediate release.

Este pasado martes 26, hace tres días, Washington ha aprobado el tercer paquete de medidas, encaminadas a suavizar el régimen de sanciones contra Cuba, desde el anuncio del inicio del proceso para la normalización de relaciones entre USA y la Isla que se hizo público en diciembre de 2014. Estas nuevas normas están en vigor desde anteayer, día 27.

Encima de la mesa donde escribo tengo el iPad y una copia del documento oficial, para no desvirtuar la información con interpretaciones de terceros, y basarme únicamente en la fuente original.

Lo que más destaca es que EE.UU. elimina la condición de hacer pagos por adelantado y al contado para la exportación a Cuba de productos no agrícolas… Muy buena noticia, si no fuera porque se mantienen restricciones en el uso del dólar, lo que no aclara cómo podrán ejecutarse los créditos.

Obama podría haber autorizado el uso del dólar en las transacciones internacionales de Cuba, puesto que lo contrario no está normado en la legislación del bloqueo, y haber consentido que se realicen a través del sistema bancario norteamericano, y haber posibilitado a bancos y empresas cubanos abrir cuentas corresponsales en EE.UU… Nada se dice de todo esto.

Las modificaciones, por otra parte, se concentran en las exportaciones de EE.UU., pero no reconocen las importaciones desde Cuba, salvo excepciones producidas por el minoritario sector privado (suficientes sin embargo, no confundir con ‘sin EL embargo, para alterar al gobierno cubano).

La intención norteamericana es ‘ayudar al pueblo de Cuba’, colaborando en ‘fortalecer la sociedad civil’. Pero lo único que demuestran así los Estados Unidos es un clamoroso desconocimiento de la realidad de la Isla. Me explico: 1) El propio documento, que repito tengo delante, reconoce a las empresas estatales cubanas como actores comerciales, lo que constituye una flagrante contradicción con las intenciones expresadas.

2) Al mencionar: ‘ayudar al pueblo’, están diferenciando ‘pueblo’ de ‘gobierno’. Una retórica banal pues, de facto, el ‘pueblo’ depende del ‘gobierno’ para cualquier acto comercial y/o mercantil. Y 3) Al referirse a ‘la sociedad civil’, mientras USA está hablando del sector no estatal, Cuba está entendiendo economía ajena a su constitucionalmente establecido sistema socialista, planificado y centralizado. O dicho de otra manera, incipiente y peligroso foco de capitalismo, subversivo y cargado de maldad, para inocular en esa ‘sociedad civil’ el virus de la alteración a lo correctamente establecido por la gloriosa revolución…

En cuanto a los viajes ‘pueblo a pueblo’, todo sigue igual. Los de turismo, prohibidos. Sí se autorizan, es la novedad, los relacionados con las exportaciones autorizadas, que incluyen aquellos para la “investigación de mercado, marketing comercial, negociación de contrato y venta, carga acompañada, instalación, arrendamiento o el ofrecimiento de servicios en Cuba”.

Es verdad que todo esto del último párrafo es un auténtico coladero. En primera persona puedo dar fe de empresarios norteamericanos beneficiados inmediatamente por ello, pero ¿en qué ayuda al ‘pueblo’? ¿en qué fortalece a ‘la sociedad civil? Los empresarios, en cuanto lleguen, van a reunirse con cuadros de empresas estatales, con organismos gubernamentales y con instancias de poder, el concentrado donde siempre y desde siempre, el único con capacidad, ¿y voluntad?, ejecutiva para llevarlo todo a la práctica.

Lo que no comprobaremos, una vez más me repito, hasta abril, cuando el VII Congreso del Partido…

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta