FRAGMENTO.

LO ESCRIBÍ HACE UN AÑO Y HOY RECOBRA TODO SU VALOR…

Se han dado un apretón de manos Raúl y Obama. El primero dice: “Es un hombre honesto”, “hablaremos con paciencia”. Barack declara solemne: “La Guerra Fría ha terminado”. ¿Otra vez?, ¿no fue en diciembre? Ambos saben que, ya en minoría, al último le queda poco… Ambos saben que todo es “humo”. Las primarias de los partidos para las Presidenciales U.S.A. comienzan a engrasarse… El exilio y la disidencia han de ser “creativos”.

Escuchamos: “Abriremos Embajadas”, …¿quién aprueba el presupuesto y el nombramiento del embajador americano? “Cuba saldrá de la lista de países patrocinadores del terrorismo”, …como el embargo vigente impone limitaciones mayores, las consecuencias prácticas serán mínimas. “Aumentarán las inversiones”, …en la actualidad el gobierno cubano controla todas las importaciones destinadas a la isla y no existe un mecanismo para la exportación de artículos producidos de forma privada. “Crece el límite para las remesas”, salvo a funcionarios y miembros del PCC… Bla, bla, bla…

“Hablaremos de derechos humanos”, Cuba quiere discutir sobre brutalidad policial, patrón discriminatorio, violaciones en la lucha contra el terrorismo, torturas, ejecuciones extrajudiciales y espionaje U.S.A… Fuegos de artificio… ¿Cuándo van a hablar de la compensación por el bloqueo que Cuba estima en ¡116.860 millones usd!? ¿Cuándo de las confiscaciones? ¿Qué pasa con las extradiciones nunca ejecutadas de los 34.000 cubanos con delitos en suelo U.S.A.? Hasta Guantánamo, en el extremo oriental, en este caso anda por medio. La letra pequeña no vende titulares…

“El Departamento del Tesoro levanta sanciones”, …la mayoría a compañías de Panamá, donde operan los buques de pabellón de conveniencia. Cuba, por ahora, ni siquiera puede abrir una cuenta bancaria en Washington. Mientras los cubanos salen sin esperar cambios, no vaya a ser que afecten a lo único que les beneficia, la Ley de Ajuste Cubano, antes de que desaparezca. Hay que contarlo todo…

“Los norteamericanos podrán viajar a CUba”, …que al servicio on-Line para renta de viviendas Airbnb no le pase lo que a MasterCard (la mayoría de las empresas de tarjetas de crédito aún prohíben transacciones desde Cuba, lo que convierte sus servicios en simbólicos). O a Netflix (abres cuenta en el servicio de streaming, pero el ancho de banda te obliga a pagar a ETECSA por valor de otras cinco veces más por una conexión a internet). Por cierto, ¿quién resuelve que en Cuba las conexiones privadas a internet sólo alcancen a algo más de tres de cada cien hogares? ¿o que sólo haya un punto público de wifi gratuito en toda la isla, en el estudio del escultor Kcho?

No sólo eso. En el mayor proyecto cubano, la Zona de Especial Desarrollo Mariel, sólo tres compañías han referido acuerdos para invertir: una de implantes ortopédicos, otra vietnamita de pañales desechables, y la mexicana Richmeat. ¿Será por el “coeficiente 2”? Pagas al gobierno en C.U.C., y este al trabajador de una empresa de inversión extranjera lo convenido, por 2… ¡en C.U.P.! Doblan lo que vale 24 veces menos. Esto no lo solucionan los EE.UU. Quzás sí lo de TV Martí, el “fracasado proyecto subversivo” que acaba de celebrar su vigésimo quinto aniversario…

Hay obstáculos que únicamente atañe resolver a Cuba: burocracia gubernamental, exceso de regulaciones, falta de procedimientos y de garantías legales, ineficacia de las empresas estatales, riesgo financiero, escasa información, corrupción… E incertidumbre con respecto a la moneda (no se les ocurre otra cosa que emitir billetes más grandes de la moneda más débil de las dos). Y como U.S.A. (ni la UE, por cierto) no es la panacea que vaya a resolver los problemas de Cuba, sólo es a Cuba a quien incumbe esta responsabilidad.

NOTA DEL AUTOR: Ahora va Obama a La Habana y parece que todo sea nuevo, pero esto está hace meses escrito y publicado en las páginas 383 y 384 de mi novela “MI CASA GRANDE EN LA HABANA” (Editorial Verbum).

Os ruego especialmente compartir este artículo. Gracias anticipadas.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorLA PACIENCIA.
Artículo siguientePOR ANTICIPADO.

No hay comentarios

Dejar respuesta