Hermanos cubanos

FUNDACIÓN PARA EL IMPULSO DE LA LIBERTAD, (parte del Proyecto Estratégico Unitario). Programa: “Soy anticastrista, pero soy tu hermano”. Objetivo: “Por qué la Libertad no es tu enemiga”.

El futuro de las democracias lo deciden esas mayorías silenciosas que no se manifiestan públicamente, pero que tienen sus necesidades, sueños y esperanzas como todos los demás. Entre los cubanos también existe esa mayoría. En un extremo están toda la élite castrista y sus secuaces opresores a quienes no importa atentar contra la integridad y el honor de sus propios hermanos. En el otro extremo estamos todos los declarados anticastristas, los valientes disidentes dentro, los comprometidos opositores afuera. En medio de todo, existe una ingente mayoría de cubanos que intentan resolver sus vidas como pueden, dentro y fuera. Todos estos últimos serán quienes al final decidirán el devenir de la isla. Y entre todos estos, deben destacar quienes hoy se dejan llevar por las circunstancias pero, cuando la llama de la esperanza ilumine sus corazones, se sumarán a una corriente de cambio que arrastrará sus vidas a la libertad.

Con todo esto por bandera, inicié hace meses una guerra de despachos recabando apoyos y soporte económico por todos los lugares donde fuí capaz de imaginar. La constancia suele dar sus frutos, y los dió. Así diseñé lo que vine a llamar ‘Proyecto Estratégico Unitario’. Pero faltaba dar un paso decisivo, tener la capacidad legal de operar con los fondos de financiamiento comprometidos. Y creé, junto con otros ardientes defensores de un próximo cambio sin fraude en Cuba, la ‘Fundación para el Impulso de la Libertad’. Ya tenemos cuál va a ser nuestra primera campaña en ponerse en marcha, la llamamos: ‘Soy anticastrista, pero soy tu hermano’. 

¿En qué consiste? Tenemos identificadas personas dentro de la isla con situaciones personales extremas de urgente necesidad. Las conocemos porque ellos mismos, o algún familiar, amigo, conocido o vecino, se han puesto en contacto con nosotros por privado. Quienes lo han hecho, se comprometen con la Fundación a dos cosas: permitir que verifiquemos la veracidad de la situación (no voy a explicar cómo lo hacemos, para evitar ‘inventos’), y distribuir en su entorno más amplio posible un folleto titulado: ‘Por qué la Libertad no es tu enemiga’. El número de ejemplares a distribuir tiene que ver con una escala de ayudas económicas según cada caso.

No pedimos ni un peso ni un dólar a nadie, por ahí comenzamos antes que nada. Sólo cuando tuvimos la certeza de que tendríamos fondos suficientes comenzamos a ejecutar el programa. Partimos de una idea: ayudamos a quien lo necesita y este, a cambio, hace saber que lo hemos ayudado siendo nosotros mismos anticastristas (aunque él no lo sea, mientras tampoco sea un opresor), al tiempo que distribuye los ejemplares donde demostramos que la libertad no es su enemiga. Lo entienden fácil, porque ven que han sido previamente ayudados en su urgencia. Así penetramos en las conciencias de esa mayoría silenciosa antes mencionada.

Ya estamos verificando los primeros casos, repartidos por todas las provincias de la isla, y editando los primeros 25.000 folletos. Y sólo es el comienzo del primer Programa, de todos los que iremos implementando progresiva y coordinadamente. Cada Programa tiene ya su asignación garantizada. Si queréis participar como beneficiarios (no necesitamos ni un peso ni un dólar), sólo debéis comentarnos por privado el caso que conozcáis y asumir el compromiso de distribuir los folletos correspondientes. Responderemos, por privado también, lo verificaremos (y la real difusión del folleto), y lo resolveremos. En ignaciogimenez.info encontráis una sección llamada ‘contacto’, en la que vuestras comunicaciones llegan a correo privado que no queda publicado en parte ninguna. La libertad no puede ser la enemiga de la dignidad.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorSin censuras
Artículo siguienteA tí

2 Comentarios

  1. Cualquier iniciativa por “rocambolesca” que en principio parezca, es un grano de arena, en el mar de infortunio que vive el cubano de la isla, dentro de una corriente de dependencia por compromiso o circuntancial, al no ver salida de la “tela de arana” en la que por tantas decadas se encuentra envuelto…

    • Agradezco su comentario y estoy de acuerdo. Pero en algo sí estoy en desacuerdo, no se trata de una iniciativa “rocambolesca”, todo lo contrario, es quizás la iniciativa más fuerte en términos de apoyos entre todas las que conozco. No lo digo por alardear, sino con la felicidad que me provoca saber cuánto vamos a ser capaces de hacer para ayudar a muchos hermanos al tiempo que contribuimos a acelerar el proceso de cambio sin aceptar fraudes de ninguna clase.

Dejar respuesta