Intolerable

Parque Nacional Guanahacabibes, Cuba

Están nerviosos y cometen errores…

Me informan que acaba de constituirse una empresa mixta para construir dos campos de golf de 18 hoyos, un desarrollo inmobiliario con capacidad para 1.500 habitaciones, una marina para 300 atraques, un centro de convenciones, canchas deportivas y puntos náuticos y de pesca deportiva en Punta Colorada. Son 3.500 hectáreas en los municipios de Sandino, Guane y Mantua en la Península de Guanahacabibes.

Sabemos quiénes son todos los implicados. Pondré sólo las iniciales por ahora: J.R., presidente de la compañía inversionista extranjera; R.G., director general de la contraparte cubana. Y.S., del MINTUR. D.M.E.L., del ministerio en Pinar del Río. A.F.F., de Cubasol; y J.L.A.P. de Palmares.

¿Cuál es el problema? Son varios, pero uno va a permitir actuar contra los verdaderos responsables (los de las iniciales sólo son títeres) aplicando tres principios jurídicos: el de extraterritorialidad, el de la jurisdicción universal, y el de la imprescriptibilidad de las leyes para determinados supuestos. Recuerden que a otros mafiosos como Al Capone se logró meterlos presos por vías tangenciales, pero acabaron presos que es de lo que se trata. ¿Y por qué digo esto? Porque todo el Proyecto está previsto a ejecutarse sobre un territorio declarado ¡¡¡Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO!!!

Como saben que les queda poco, intentan llevarse todas las divisas posibles… y cometen errores. Este es grave y por aquí tenemos la vía para encausarlos sorteando su poder judicial sometido, implicando a organismos supranacionales que pueden actuar con independencia. Soy consciente de que hay delitos de lesa humanidad y de genocidio pendientes, pero también conozco el derecho como para saber diferenciar entre Justicia y Leyes. Vamos por el camino más corto que suele ser el más eficaz.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorHoja de ruta
Artículo siguienteSin cambio fraude

No hay comentarios

Dejar respuesta