Lógica cubana

Reflexiones sobre “la amistad civil”.

Acaba de hallarse la tumba de Aristóteles en su ciudad natal de Estagira, justo ahora cuando están a punto de cumplirse los 2.400 años de su natalicio. Me gusta releer su obra con frecuencia pues fue él quien sentó las bases de la Lógica, y quien es considerado un eminente pensador político que hizo recopilar para su estudio multitud de constituciones. Y ahora quiero compartir dos ideas suyas que considero plenamente vigentes para la actual situación política cubana.

Aristóteles dejó dicho: “Ha de educarse con vistas a la constitución”. Con esto no quiso decir que hubiera que adoctrinar a los ciudadanos (lo que por otra parte los despoja de esta condición para convertirlos en súbditos, por no llamarlos esclavos), sino de educarlos en los valores más elevados. Sólo cuando el pueblo tiene puesta la mirada en estos valores, es cuando puede dotarse a sí mismo de leyes e instituciones que garanticen la identidad, la estabilidad y la propia permanencia de la comunidad.

¿Por qué las satrapías, las dictaduras, las tiranías y los despotismos necesitan adoctrinar, oprimir y reprimir? Porque, al no estar sustentados en estos valores elevados, precisan de estas malas prácticas para garantizar su permanencia.

…La otra idea es lo que Aristóteles llamó “amistad civil”. Quisiera traducirlo como la concordia fundamental para la convivencia relativa a los asuntos prácticos de mayor importancia. Y esta amistad civil o concordia se produce, según las palabras del insigne filósofo, “cuando los ciudadanos se ponen de acuerdo sobre lo que les conviene, y lo eligen, y llevan a la práctica estas cosas que han elegido en común”.

Hace 24 siglos Aristóteles ya llamaba a la unidad. Lógica y Unidad…

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorMi sueño
Artículo siguienteEl camino

No hay comentarios

Dejar respuesta