Martí presente

Muchos nombran a Martí, y hacen bien, pero sus enseñanzas hay que saber seguirlas. Yo, humildemente, procuro hacerlo. Digo lo que debo y callo lo que considero prudente. Voy a extractar algunos párrafos de una carta que escribió a Máximo Gómez, fechada en N. York el 20 de julio de 1.882:

El aborrecimiento en que tengo las palabras que no van acompañadas de actos, y el miedo a parecer un agitador vulgar me impiden…

Quería yo (detallar) muy minuciosamente sobre los trabajos que llevo emprendidos, la naturaleza y fin de ellos, los elementos varios y poderosos que trato ya de poner en junto, y las impaciencias aisladas, bulliciosas y perjudiciales que hago por contener…

Importa mucho que el país vea juntos, sensatos, ahorradores de sangre inútil y preveedores de los problemas venideros, a los que intentan sacarlo de su quicio, y ponerlo sobre quicio nuevo…

He rechazado toda excitación a renovar aquellas perniciosas camarillas, ni aquellas jefaturas espontáneas, tan ocasionadas  a rivalidades y rencores: sólo aspiro a que formando un cuerpo visible y apretado, aparezcan unidos por un mismo deseo grave y juicioso de dar a Cuba libertad verdadera y estable, todos aquellos capaces de reprimir su impaciencia en tanto que no tengan modo de remediar con una victoria los males… y de cambiar en la hora precisa…

(Sobre EU como solución, se pregunta:) ¿Cómo evitar que se vayan tras ella todos los aficionados a una libertad cómoda, que creen que con esa solución salvan a la par su fortuna y su conciencia?

(Y quiero acabar con esta frase que también imitaré en el momento preciso:) Pero así como el callar hasta hoy ha sido cuerdo, el callar desde hoy sería imprudente.

… Y esta es mi propia reflexión final: Que cada uno interprete lo que considere oportuno o crea conveniente, en eso mismo consisten las libertades de pensamiento, de opinión y de expresión, consustanciales e inherentes a la democracia real y esperada. Pero Martí escribió lo que escribió…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorResumen semanal
Artículo siguienteChao castrismo

2 Comentarios

  1. Aunque quiero unirme a Uds, debo de confesarles qué no me gusta nada el problema de los cookies, los cuales he sabido qué traen muchos problemas a un ordenador…no tienen, una manera diferente..
    Favor de contestar, gracias

    • Los cookies sólo valen para conocer información sobre la web que después recibo semanalmente de Google. Horas de conexión, lugares… Así optimizo dónde y cuándo publicar. No afectan para nada los ordenadores de quienes se conectan. En todo caso la dejo la misma dirección de correo a la que me llegan estos comentarios para que pueda comunicarse directamente sin hacerlo entrando en la web, se la envío al correo que me aparece como suyo en unos minutos. Un saludo cordial.

Dejar respuesta