Me llegó

De un intercambio de ideas me surgió este comentario: “Debéis saber que me producen alergia los liderazgos y el protagonismo, los intereses personales antepuestos al bien del pueblo cubano y el egoísmo paralizante. La iluminación de los líderes revolucionarios condujo a esta situacion de secuestro de la libertad y de la dignidad. El egoísmo de muchos líderes opositores es cuestionable en base a sus nulos logros, motivados por infinidad de causas no suficientemente explicadas. El pueblo, en ambas orillas, sigue padeciendo mientras tanto. Represión y opresión en un lado, lejanía y sufrimiento en el otro. Es la hora de que el pueblo hable, busquemos formas para lograr que su voz se escuche, no líderes que hablen por boca suya. La aldea global es el instrumento que posibilita este liderazgo colectivo. Convirtámoslo en un instrumento eficaz que promueva la concienciación y la expresión de la voluntad mayoritaria de este pueblo, el verdadero PUEBLO CUBANO”.

… Y por arte de magia, premonición, casualidad o coincidencia, acabo de recibir lo siguiente (que reproduzco):

PARO DE LA DIGNIDAD

¡Demuestra tu desacuerdo! ¡Únete! ¡Logra que tu silencio se escuche!

Párate, crúzate de brazos y en silencio por 10 minutos.

¡Por un futuro mejor en libertad! ¡Cuba te espera!

Fecha: Próximo 26 de julio.

Lugar: Donde estés, fuera o en Cuba.

Hora: Cuando sean las 12 del mediodía donde estés.

Compárteme si estás de acuerdo.

Es una convocatoria que no me llega programada por ningún grupo, se trata de una manifestación espontánea del pueblo. Donde esté el 26 de julio, fecha muy bien elegida, dejaré lo que esté haciendo en ese momento, cuando sean las doce del mediodía donde esté, bajaré a la calle si estoy en casa o el trabajo, me pararé si estoy en la calle, y me cruzaré de brazos en silencio durante diez minutos. Hasta ese día voy a COMPARTIR este llamado y a pedir a quien lo reciba que haga lo mismo.

Imaginad a decenas de miles de cubanos, en Cuba y en el resto del mundo, más quienes sin ser cubanos secunden este paro, parados, en silencio y con los brazos cruzados diez minutos… El mundo comprenderá por fin que el PUEBLO CUBANO no está representado por su gobierno, quien le tiene secuestrada su dignidad. Que amamos a Cuba pero odiamos a quien la oprime. Sin concentraciones ni pancartas ni gritos. Con los brazos cruzados parados en silencio. Decenas de miles por toda la isla y por todo el mundo. ¡¡¡Suficiente!!!

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorLa realidad
Artículo siguienteDifamaciones

No hay comentarios

Dejar respuesta