Mi infancia cubana

No tuve playstation, blackbery ni xbox, yo jugaba al escondite, al avioncito, a los quemados… La hora de irme a casa era cuando oscurecía, y mi mamá no me llamaba al celular sino gritaba: Pa’ dentroooo! Cuando me portaba mal no me ponían con un psicólogo sino que me entraban a correazo o chancletazo. Jugaba con mis amigos en vez de chatear, no existía gel antibacterial y jugábamos con tierra… Bebía agua de una manguera y ‘toy vivo!!

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorDisculpas
Artículo siguienteOcho semanas

No hay comentarios

Dejar respuesta