Mi Riviera

Una historia poco conocida…

Ahora que he logrado regresar a la isla después de resolver innumerables problemas, y aunque no he llegado para vacacionar sino para contribuir en un asunto de gran trascendencia, quiero hacerles un cuento relacionado con mi tantas veces añorado Hotel Riviera.

Lucky Luciano fue un mafioso que fijó la imagen del Don modernizando en Nueva York la Mafia importada de Sicilia y creando el holding de la Comisión y las Cinco Familias. Una red a través de la cual se permitieron ambiciones tan desbocadas como la de intervenir naciones enteras, como en Cuba. Todo esto se propuso Luciano con la inestimable ayuda de la inteligencia de Meyer Lansky.

Antes de un banquete mafioso en Cuba, que empezó con una reunión de capos tan importantes como Frank Costello, Vito Genovese y Santo Trafficante, convocados por Luciano en el Hotel Nacional, Lucky recibió en Nueva York una condena de casi veinte años. Sólo cumplió una parte, demostrando a qué clase de pactos con el diablo se resignan los gobiernos cuando la necesidad rebaja los escrúpulos morales.

Esto pasó para que EU se sintiera tan en deuda con la Mafia como para liberar a Luciano a cambio de que se aviniese a exiliarse en Italia, desde donde viajó clandestinamente a Cuba: El servicio de inteligencia norteamericano, comenzada la Gran Guerra, supo que en los muelles del puerto de Nueva York había espías alemanes infiltrados que cometían actos de sabotaje. Visitaron a Luciano en su celda y este pidió poder hablar con el jefe del sindicato de estibadores…

…Pocos días después de la entrevista en prisión, a la Inteligencia norteamericana le fueron entregados, casi envueltos en papel de regalo, seis espías alemanes y su equipo de sabotaje. En La Habana, Meyer Lansky, que tiempo más tarde daría la orden de construir mi añorado Riviera, anunció la pronta llegada del Don… La historia de este hotel es conocida desde entonces, pero quien lo creó fue Lansky que tiene como heredera a su familia viva…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorCambio definitivo
Artículo siguienteSemana decisiva

No hay comentarios

Dejar respuesta