Partida de ajedrez

El régimen ha logrado que mi visibilidad disminuya buscando mecanismos de denuncia que han posibilitado el bloqueo de varias funciones en mi uso de las redes. El régimen ha logrado que mi credibilidad se resienta alimentando informaciones para impulsarme a publicarlas y luego incumpliendo lo dicho para hacerme aparecer como mentiroso. El régimen ha logrado que muchos giren su punto de mira para enfocarme a mí como rival en vez de mantenerlos a ellos como único enemigo común. El régimen es una poderosa maquinaria que tiene desarrollados mecanismos de supervivencia bien engrasados a lo largo de décadas…

Pero lo que el régimen aún no ha conseguido resolver es cómo evitar que hagamos uso de una documentación extraordinariamente comprometedora que obra en nuestro poder desde hace tiempo gracias a la colaboración de valientes a los que ni quiero, ni puedo ni debo comprometer por mucho que me ayudara a recuperar parte de lo que el régimen está logrando sustraerme. Y es por esta razón que yo continúo en la isla sentado en una mesa con representantes de ese mismo régimen que quieren salvaguardar sus intereses evitando el perjuicio que podemos ocasionar.

De la mesa nos levantaremos este venidero viernes 27 y la suerte estará echada, ‘alea jacta est’ que dirían los romanos. Será entonces cuando pueda hablar y lo haré. Y lo haré el jueves 2 de noviembre cuando haya abandonado la isla por unos días, haya recuperado mis funciones bloqueadas en las redes, haya conocido la reacción de ellos ante todo lo tratado en estas semanas, y haya decidido en función de esto último si conviene seguir por el camino de trazar una transición o se impone la obligación de entrar en la confrontación directa sin perder más tiempo utilizando todo lo que tenemos y que ‘a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga’.

Estos párrafos sólo avisan de que publicaré el 2 de noviembre, ya he dicho que estoy bloqueado para compartir en grupos de manera que esto sólo llegará a unos cientos de personas en vez de a los miles a los que normalmente llegaría, lo que significa que muchísimas personas no van a conocer este aviso y podrán pensar que estoy ocioso o rendido… a no ser que algunos de los que leáis me ayudéis a visibilizar este aviso compartiéndolo. Me planteé etiquetar a algunos, pero me parece agresivo ‘plantar’ esto en muros ajenos, de modo que lo dejo a vuestra voluntad. Gracias.

Lo ‘gordo’ llegará en la publicación del 2 de noviembre…

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorVotar con memoria
Artículo siguienteAmplificador

No hay comentarios

Dejar respuesta