Patria lejana

Por la Patria distinta y distante…

Sufro sin enseñar mi descontento, y amo aunque deba aparentar odio. No me atrevo a expresar mis sentimientos, parezco mudo aunque por dentro hablo. Soy y no soy, en llamas me congelo, pues he dejado de ser yo, no soy más mío.

Este dolor es como mi sombra, me sigue al vuelo y vuela si la sigo. Me acompaña y hace lo que hago, y me aflige su pena que comparto. No hay manera de alejarla de mi pecho, hasta que el fin de las cosas la destierre.

Insúflame una pasión más tierna pues blando soy, nieve derretida. O sé cruel y así sé amable, deja que flote o permite que me hunda. Hazme vivir con un dulce deleite, o déjame morir para que olvide cuánto te he amado.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorDe corazón
Artículo siguientePatético

No hay comentarios

Dejar respuesta