Pensando en Cuba

No busques a alguien que resuelva tus problemas, busca a alguien que no te deje enfrentarlos solo.

Cambia las personas que te hacen perder el tiempo, por aquellas que te hacen perder la noción del tiempo.

Las mejores cosas de la vida no son cosas sino sentimientos. No se compran, se obtienen gratis. No se venden, se regalan.

No hay que ser ingeniero para construir amor o amistad, ni abogado para defenderlos, ni doctor para salvarlos… Sí se precisa sinceridad para conservarlos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorDos por uno
Artículo siguienteBoberías cubanas

No hay comentarios

Dejar respuesta