Persecución policial

Tras una persecución a alta velocidad, a Osmani lo detiene un patrullero. Cuando los policías comienzan a formular la denuncia, Osmani entra en pánico. Al verlo así, uno de ellos le dice que no lo detendrán si tiene una buena excusa… Osmani apurado responde:

– Hace tres semanas, mi esposa me dejó por un policía. Cuando vi que me perseguían… ¡¡Creí que intentaban devolvérmela!!

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorPegar los tarros
Artículo siguienteReflexión

No hay comentarios

Dejar respuesta