Piropos muy nuestros

Lo primero que quiero hacer es explicar a los lectores que me conocen hace poco por qué casi no publico sobre cuestiones políticas como siempre antes hacía… Primero porque aprendí que es mejor callar y hacer, los resultados hablarán después. Segundo porque me bloquean en cuanto intento compartir ese tipo de publicaciones. Tercero porque desencadenan muchos comentarios que me aportan poco y me hacen perder un tiempo que prefiero invertir en avanzar en la pelea…

Así que continúo en mi pelea ahora silenciosa hasta que el logro previsto me haga recuperar el lugar protagonista que mis resultados y no mis palabras me hagan merecer. Mientras, quiero compartir con ustedes una selección de diez piropos muy cubanos que escribo con todo mi amor por la isla, con todo respeto y con un gran recuerdo de aquellos días por los que peleo para revivir. Acá van:

¿Qué está pasando en el cielo, los ángeles se están cayendo?

Mami, estás como me lo recetó el médico.

Tu mamá debe ser pastelera porque un bombón como tú no lo hace cualquiera.

Niña, estás como platanito para sinzonte.

Estás como Santa Bárbara, santa por alante y bárbara por atrás.

Tú con tantas curvas y yo sin frenos.

Si cocinas como caminas, me comiera hasta la raspa.

Si besarte fuera pecado, me iría feliz pa’l infierno.

Mami, tú con tanta carne y yo sin dientes.

Con un bombón como tú no me importa ser diabético.

…Si aman y recuerdan la isla como yo lo hago, entenderán perfectamente que mi pelea no haya parado en absoluto, todo lo contrario, ya verán…

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorParábola
Artículo siguienteCon los ojos bien abiertos

No hay comentarios

Dejar respuesta