POR ANTICIPADO.

El destino de Cuba depende de los cubanos.

En mi artículo anterior a este, titulado “Fragmentos”, y que llegó a vosotros a finales de la semana pasada, hacía mención a distintos asuntos que afectan a Cuba y de los que hoy se habla, relacionándolos con la próxima visita del presidente norteamericano a la Isla, como si fueran nuevos. En mi escrito reproducía lo que ya tengo publicado hace meses para demostrar que, en realidad, nada cambia.

Continuando con este proceder, vuelvo a reproducir ahora lo que escrbí en mi novela aproximadamente en torno a marzo del pasado 2015, es decir hace exactamente un año. Así está escrito:

Aprovechando que acabo de nombrar la pequeña isla, destino final donde me encontraría con Grettel, y partiendo de que la primera reforma que se hizo a la Constitución vigente en Cuba fue para cambiar a “Isla de la Juventud” el nombre de la hasta entonces, junio del 78, llamada “Isla de Pinos”, quiero referirme a algo.

Cuando se hizo pública la noticia del “histórico” acuerdo sobre la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba del 17 de diciembre del pasado año 2014, al día siguiente pude leer exageraciones como: “¡Cae el Telón del Caribe!” El mismo 18 escribí en estas páginas, sin dejar pasar un día siquiera: “…Conseguido esto, los ‘Cinco Héroes’ en territorio cubano, para el gobierno de Cuba asunto resuelto… Cuando mi escrito llegue al momento de recordar los tiempos actuales APUESTO que no habrá pasado nada relevante, Raúl tiene lo que quiere, ni aunque se restablezcan relaciones diplomáticas plenas”.

Me voy a limitar a reflejar hechos incuestionables y allá cada cual. 18 de diciembre de 2014, día en que sale la noticia: Se reúne el Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Sus miembros coinciden en señalar: “Aún no se utilizan las diferentes vías que tiene el Partido para CONTROLAR todo aquello que afecta los intereses de la Revolución”. (El artículo 5 de la Constitución cubana dice que el Partido es la fuerza dirigente superior del Estado).

20 de diciembre, dos días después: Raúl se dirige a la Asamblea Nacional del Poder Popular ( el artículo 69 dice que es el órgano supremo de poder) y expresa: “Nos acompañan los Cinco Héroes, sentimos la enorme emoción de compartir su presencia en la Patria, convirtiendo en realidad la PROMESA DE FIDEL hace trece años”.

Pero estoy pensando que, como esta novela está escrita con lápiz y papel, a vuelapluma, y necesita ser reescrita a ordenador, revisada y corregida, lo que va a llevar su tiempo, voy a interrumpir este análisis para afirmar que si algo importante realmente va a pasar, LO DECIDIRÁ CUBA en el aún lejano VII Congreso del PCC con fecha anunciada por Raúl para su celebración en abril del venidero 2016. ¡Tiempos cubanos!.

Bien, hasta aquí en letra cursiva lo que escribí hace un año. Ahora, ya marzo de 2016, resumo: Lo único que interesaba a Cuba, el destino de los cinco espías, ya lo entregó Obama desde el principio. Al gobierno cubano no le interesa más de EE.UU. Lo que afecta a Cuba lo decide Cuba en el Congreso, ya no lejano, de abril. Punto final. Quien quiera hacerse líos tiene todo el derecho de hacérselos, pero las cosas son como son.

Quienes no estamos de acuerdo con que este Congreso NO aporte cambios, nos encontramos en la oportunidad histórica de “ayudarlos” a decidir que SÍ los haya. ¿Cómo? Ahí es donde deben concentrarse las ideas y no en asuntos peregrinos.

Nota del autor (I): Lo reproducido en este artículo está publicado en las páginas 379 y 380 de mi novela “MI CASA GRANDE EN LA HABANA”, publicada por Editorial Verbum.

(II) Desde el artículo anterior vengo teniendo problemas para abrir las fotos en los enlaces a FB. Os ruego los abráis porque al hacerlo sí se visualiza la imagen. Que este problema no os impida COMPARTIR el artículo. Perdón, y GRACIAS.

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorFRAGMENTO.
Artículo siguienteSU PARECER.

2 Comentarios

    • Lo que escribo está a tu disposición. Espero no defraudarte. Llegará el día en que se puedan emitir y recibir informaciones en libertad. Un muy afectuoso saludo.

Dejar respuesta