Siempre cubanos

Los cubanos somos como somos… Conversamos y discutimos de todo, da igual de qué, por qué o con quién, pero siempre gesticulando y dramatizando la historia para asegurarnos que nuestro interlocutor imagine todo con exactitud. Haced la prueba y pensad que estáis discutiendo de pelota, ¿a que se os van las manos a empuñar el bate?

Somos exagerados, incapaces de dar la importancia justa a las cosas. Todo es superlativo. Todo es “ísimo”. Riquísimo, lindísimo…

Opinamos de todo aún cuando no nos lo pidan. Y no nos detiene pensar que podemos enojar al otro, incluso le advertimos: “Sé que no te va a gustar esto que te voy a decir, pero…”.

Nos resulta casi imposible dejar que los ánimos se enfríen, a todo le entramos en caliente. Acá y ahora. Si no nos desahogamos, explotamos. Debemos ir siempre para arriba del lío.

…Y creemos, creemos mucho, rezamos a nuestra Virgen de la Caridad y pedimos a Oshún que nos bendiga. Oramos al Padre y un segundo después usamos perfume y cascarilla para hacernos una limpieza.

Así somos… y así me gusta que seamos… y así me siento orgulloso de ser.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorEl plan
Artículo siguienteHoja de ruta

No hay comentarios

Dejar respuesta