SU PARECER.

CUBA: Ideales convertidos en miseria.

Uno de mis personajes novelísticos tiene su opinión, como cada cual de entre nosotros tiene la suya. Todas respetables. Él dice:

“Cuba es una dictadura y eso no es bueno. En Cuba muchas personas han sufrido persecución, marginación y represión, y eso es todavía peor. En Cuba no se ha sabido reconocer que muchos ‘ideales’ se convertían de facto en miseria para la población. En Cuba muchas familias se rompieron, muchas vidas se truncaron, muchas almas se la jugaron para escapar. En Cuba ha habido y hay muchas cosas inexplicables y sin explicar.

Pero en Cuba hay gente digna y ‘cuatreros’. Y fuera de Cuba hay gente con no menos dignidad, cubanos sensatos que añoran su Patria, y resentidos vividores para quienes el concepto ‘patria’ no es más que una ‘firma’ al pie de un recibí a cambio de su disposición a convertirse en avanzadilla de los que ven la isla como un integrante más en una cuenta de resultados.

Amo Cuba, y la amo con la libertad y el privilegio de haber decidido quedarme pudiendo irme. He visto gente sufrir pero he visto también, mi sujeción emocional, a personas sufrir por ver a la gente sufrir. ¿Qué fue de aquellos ideales revolucionarios que compartió Cuba entera cuando se echó a las calles hace cincuenta y muchos años vitoreando a quienes se jugaron la vida defendiéndolos en vez de conformarse con el statu quo establecido e impuesto?

¿Cuántos encendidos amantes de la libertad, furibundos defensores de este irrenunciable derecho, ‘salvapatrias’, comentaristas y ‘opinadores’, cubanos o no, en Cuba o en el exterior, aman tanto este principio como para dar la vida por él? Son los humanos quienes pervierten el concepto creando sistemas errados. Conseguir que reconozcan la perversión del sistema es la única ‘hoja de ruta’. ‘Disparar’ contra los principios es apuntar mal.

Repito, amo Cuba y amo la libertad. Tanto que no me conformo con análisis superficiales. Me ponen los pelos de punta. Como cuando leo y escucho en referencia al ‘nuevo marco’ de relaciones entre U.S.A. y la isla. No he podido escuchar ni leer más tonterías en menos tiempo.

He visto arremeter contra quienes protestaban por injusticias del sistema, pero sobre todo he visto ir contra disidentes en ideales y principios. Un católico, pongo como ejemplo, protesta contra curas y liturgias y es pecado venial. Si pecara contra principios esenciales se arriesgaría, ni más ni menos, que a terminar ¡en el infierno! Cadena perpetua y eterna plena de tormentos y torturas.

En eso Cuba sí parte con ventaja, ir al infierno en la isla no tiene comparación, o no hay calderos, o no hay para prender el fuego, o no llega quien debe prenderlo, ¡no es fácil…! Con el chiste relajo por dónde voy. Si alguien ‘quiere’ entenderme mal, que sepa que oponerse a la libertad, la justicia, la dignidad y la igualdad está penado en muchos sitios. Esos son los principios e ideales a los que me refiero. ¿Qué se corrompieron? Personas y sistemas…

Llevo más de veinte años reorganizando estructuras, optimizando recursos, compartiendo técnicas, definiendo tácticas, diseñando estrategias, señalando objetivos verosímiles, planificando acciones eficaces, dirigiendo personas válidas… DERRIBANDO MUROS. No tolero que ningún ‘recién llegado’ me dé lecciones, aunque escucho a quien aporta. No permito que nadie ponga en duda que, reconociendo que recibí, también contribuí, me entregué, me impliqué. Acepto que alguien se cuelgue medallas pero respetando las mías.

A Cuba se llega para aportar, si no ven, disfruta y vete, pero no opines de lo que no sabes, de lo que no entiendes.”

Bueno, mi personaje cuando se enciende no tiene buen carácter de modo que lo interrumpo. No hay que estar de acuerdo con él. Tiene su punto de vista como cada uno tenemos el nuestro. Polémica con argumentos.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorPOR ANTICIPADO.
Artículo siguienteEN SERIO

No hay comentarios

Dejar respuesta