Todo cuadra

Existe una sección de la Ley Helms-Burton que permite a antiguos propietarios de bienes y propiedades expropiados por el régimen demandar a las empresas extranjeras que trabajan o invierten en estas posesiones confiscadas.

Esta posibilidad ha venido siendo bloqueada sistemáticamente por cada presidente norteamericano en los últimos veinte años, y Obama se despidió ampliando su inutilización para impedir a Trump implementarla. Pero este plazo vence este verano.

Al llegar este momento Trump accionará y dejará al régimen sin socios ni inversionistas extranjeros que huirán ante la tormenta legal que les vendrá arriba. Este será el momento real de claudicación de la tiranía. Pueden salvarse si comprenden que no tienen posibilidad ninguna de perpetuarse y aprueban inmediatamente la Ley de Transitoriedad Política de la que venimos hablando. El tipo que suceda al tirano en abril debe ponerse inmediatamente a trabajar en ello y en la nueva Ley Electoral anexa junto con un equipo de especialistas independientes que planifiquen la etapa del cambio real.

Por otra parte, si me leen ya saben que nosotros también estamos preparándonos para hacernos con el habanero hotel Riviera contemplando las justas demandas de los herederos de sus legítimos y despojados propietarios, y haciendo conocedores de las que les pueden caer arriba a los extranjeros que ahora tienen firmado con el régimen un contrato de gestión y administración.

Ustedes verán que al final todo cuadra y todo va a ocurrir como tenemos previsto.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorDos cositas
Artículo siguienteApisonadora

2 Comentarios

  1. ¡No jodas Ignacio! Trump prorrogó la ley, sin agrgarle los capítulos tercero y cuarto–que son los que hac en daño al castrismo–ya dos veces: El 16 de junio del 2017 y nuevamente este pasado 16 de enero del 2018.

Dejar respuesta