TODO SUMA.

Que sientan la presión por todas partes…

Voy a ver si soy capaz de hacerme entender definitivamente sobre la vía que propongo como una más para alcanzar cuanto antes la libertad del pueblo cubano. Admiro, respeto y comparto cualquier iniciativa que ejerza presión sobre el gobierno de Cuba para el logro de este noble y justo objetivo, pero ofrezco una complementaria. ¿Qué quiero decir con esto? Que además de todo lo demás no está de más una más, intentar lo que vuelvo a explicar con el ejemplo de una noticia recién publicada.

Es un ejemplo como digo. España amplía en 275 millones de euros el montante de deuda que ya ha perdonado a Cuba. Ya condonó en diciembre, en el marco del Club de París, 1709 millones de deuda a medio y largo plazo tras haber perdonado de manera unilateral en noviembre otros 201 millones de deuda a corto plazo.

El Club de París se refiere al conjunto de acreedores que forma parte preferentemente de la Unión Europea, de quien depende más de la mitad de los proyectos de inversión existentes en la isla; sólo España controla más del noventa por ciento de su oferta hotelera. Y todos estos acreedores tan “comprensivos” con Cuba, lo son porque su interlocutor es el propio gobierno cubano que les cuenta lo que le viene en gana y que, por supuesto, no tiene nada que ver con la realidad.

Y estos países se lo creen por varios motivos, pero hay uno que destaca en particular: nadie, con respaldo mayoritario del pueblo cubano de la calle, ha ido allá a explicar cuál es la verdad con argumentos, pruebas concluyentes, datos contundentes, documentos, testimonios, un plan fijado con números y fechas cerrados, y un sistema pormenorizado para dar garantías de cumplimiento fiables desde un nuevo escenario democrático. De hacerse así, estos países exigirían al gobierno cubano contrapartidas inmediatas que redundaran de manera real en la vida de los cubanos, comenzando por el mínimo cambio legal que permitiera remover la situación actual para establecer un nuevo marco jurídico que impulsara una hoja de ruta clara a la libertad:

Elecciones libres, asamblea constituyente democrática, gobierno elegido por el pueblo, nuevo marco legal ajustado a la nueva situación, separación de poderes, exigencia de responsabilidades, economía de mercado, justicia y libertad.

El gobierno cubano jamás accederá a esto de manera voluntaria, así que hay que sumar a la presión de la calle, otra presión proveniente del temor que tienen que comenzar a sentir en lo que les duele, la imposibilidad económica de mantener el sistema. Se trata de sumar presión por todas partes…

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorLA CONSTITUCIÓN
Artículo siguienteJUSTA LIBERTAD

4 Comentarios

  1. Mira, Unidos Estamos, desobediencia civil solonos trae que nos entren a golpes. Eso Duele! Notenemos revolveres. No te emos Pistolas. No tenemos Escopetas. No tenemos Ametralladoras. NO TENEMOS DINAMITA. T E N E M OS. M AC H E T E S ! ! ! AL MACHETE CARAJO!

    • Sergio, mi opinión y por qué la tengo ya está claro. Agradezco de corazón que compartas la tuya. El objetivo de los dos es el mismo. Cómo lograrlo es el camino que cada uno debe seguir según su conciencia.

  2. exacto todo lo que no resta suma mientras una propuesta no divida ni apoye a regimen
    tengo por seguro que socava sus bases gracias.

    • Las propuestas deben siempre sumar y unir, aunque no sean unánimemente aceptadas. Cada uno tiene su visión de cómo hacer las cosas, pero sería bueno ponernos de acuerdo todos los que buscamos el mismo objetivo. Lo esencial es la democracia con todo lo que supone de justicia y libertad.

Dejar respuesta