Transversalidad

QUINCE PATRIOTAS TRABAJANDO JUNTOS LLEGAN MÁS LEJOS QUE UN “ILUMINADO” PENSANDO SOLO.

Acabo de recibir la confirmación de que los quince nombres que sugerí para conformar el Equipo de Transición han sido aceptados. También he recibido con enorme satisfacción la calificación de “oro puro” otorgada a la información que he compartido con quienes ahora tienen capacidad e intención de hacer daño de verdad al castrismo hasta comenzar a someterlo. De todo esto ya he escrito en multitud de ocasiones anteriores, así que voy a referirme muy brevemente a otra cuestión en particular: Por qué no creo que la unidad sea posible pero, a cambio, sí confío en otro mecanismo que la sustituya.

La unidad no es posible porque existen demasiados intereses cuyo desmontaje sería descompensadamente largo e improbable. En definitiva, no merece la pena tanto esfuerzo para contar con quienes son parte de esos intereses a desmontar. Sin contar con el hecho de que es una contradicción convencer a alguien para unirse cuando ese “alguien” no quiere hacerlo porque cree que le irá mejor como va… Hay muchos a quienes la libertad común no les importa tanto como los subsidios que reciben o piensan recibir…

Yo creo en otro concepto, el de la transversalidad. Esta nota la he comenzado hablando de un Equipo de Transición conformado por quince nombres. No están porque representen cada uno de ellos a un movimiento u organización, eso da igual, están porque son los quince mejores para llevar a la isla desde la tiranía a la democracia. Si pertenecen a un grupo, a dos, a cincuenta o a ninguno, da lo mismo. Si son la cabeza o no, es irrelevante. Lo único que se valora es que tienen acreditado priorizar un logro esencial, la conquista de la libertad. Trabajarán juntos porque tienen un objetivo común infinitamente más importante que la suma de sus intereses parciales. A eso lo llamo: transversalidad. 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorEntrevista
Artículo siguienteCorrupción castrista

No hay comentarios

Dejar respuesta