Truco o trato

Unidad de acción legal, complementaria a la línea unitaria de acción política.

Acaba de festejarse Halloween y coincidiendo con ello vengo observando varios acontecimientos que afectan a Cuba y que no sé muy bien si son trucos o tratos. Veamos.

Desde la lejanía, no resido en Estados Unidos, creo que está a punto de llegar Trump a Jacksonville y Miami buscando apuntalar la ventaja que parece tener en Florida, estado decisivo por sus 29 votos electorales. Muchos dicen que las presidenciales son el martes 8, pero debemos precisar que las elecciones no son ese día sino que acaban ese día. El derecho a votar se viene ejerciendo desde hace ya varias jornadas y los votos emitidos parecen ser favorables al republicano. No soy quién para opinar de la política norteamericana, pero sí sé que el continuismo previsible hacia Cuba de la candidata demócrata sólo puede conducir a varios años más de dictadura castrista.

En Caracas, cuando el chavismo estaba acorralado, algunos se sientan a negociar. Sólo por eso, el maduro gana. Al menos gana tiempo. Y no olvidemos que el chavismo bebe de las fuentes del castrismo, es decir, en La Habana están tomando buena nota de cómo poner nuevas trampas, una detrás de otra, hasta eternizarse en el poder lo suficiente para lograr la impunidad.

Y en La Habana se viene desarrollando una nueva edición de su Feria Internacional, donde el entramado empresarial castromilitar hace negocios con los inversionistas extranjeros que aceptan dos cosas: apuntalar la dictadura y poner en riesgo sus inversiones en un juego donde las garantías jurídicas y económicas brillan por su ausencia. El otro día, recibí una pregunta de un residente permanente que se interesaba sobre cómo pagar un auto en la isla, si en efectivo o mediante cheque. El caso, más allá de la respuesta que dí, es que me vino a la cabeza un asunto aparentemente menor pero que, a mi juicio, sin embargo revela cómo se las gastan los comunistas. Es éste:

Si tú recibes un billete en CUC con el más mínimo deterioro, tan imperceptible que no les das importancia o te pasa desapercibido, jamás te van a admitir ese billete en ningún lugar. Puede darse el caso de que en la ventanilla de un banco te lo den, te des cuenta, lo quieras cambiar, y te digan que no es posible segundos después de habértelo entregado ellos a tí. Debes ‘comértelo’ o marchar a cambiarlo a unas sucursales especialmente habilitadas en donde te van a exigir que pagues 0’50 CUC, ¡12 pesos cubanos! por cambiar lo que es tuyo. Como esos billetes no valen en ningún otro lugar, imaginad la cantidad de dinero que el gobierno castrista se embolsa por este concepto a cambio de nada…

Unas cosas y otras requieren un análisis legal que estudie posibles revisiones de asuntos tales como la Ley de Ajuste (sin perjudicar a los de siempre), los mecanismos revocatorios (comenzando por la carta magna comunista), o los medios de protección económica y jurídica. Algunos, bien intencionados, insisten en la unidad de acción política. Por mi parte, tengo decidido luchar por la unidad de acción legal. Estoy impaciente por conocer las bases de un certamen sobre “La Constituyente”, del que me llegan noticias desde San Juan de Puerto Rico, convocado por la Fundación Nuevo Pensamiento Cubano, la Mesa Coordinadora del Encuentro Nacional Cubano y el Bufete Cubano de Derechos Humanos. Certamen en el que estoy loco por participar.

En todo caso lo haré mientras sigo adelante con la preparación del “Encuentro Mundial de Expertos Legales contra la dictadura cubana”, convocado por el Proyecto Estratégico Unitario y patrocinado por la Fundación para el Impulso de la Libertad. Será el fin de semana del sábado 14 y domingo 15 de enero de 2017, pocas fechas después del periodo ordinario de sesiones de la asamblea nacional, en la que el legislativo cubano planteará la hoja de ruta legal a seguir, y que en el Encuentro analizaremos para rebatirla y preparar cómo desbaratarla a base de argumentos lógicos, legítimos, legales y factibles.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta