Un drama cubano actual.

En mis artículos: ‘Refugiados’, de anteayer, y ‘Titulares y letra pequeña’, de ayer, vengo contando la historia de los ya cerca de 2.500 cubanos atrapados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, cerrada por esta última.

Costa Rica sigue dando visas de tránsito a los que llegan por su frontera sur con Panamá para que así puedan ir aproximándose a donde va acumulándose el problema.

Para resolverlo, ahora se reúnen en El Salvador los cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana, pero tiene difícil solución por dos motivos:

Entre Nicaragua y Costa Rica existen tres disputas por asuntos fronterizos, que deben resolverse en la Corte Internacional de Justicia, y que enturbian el proceso de solución.

Y el resto de países del Sistema aprovechan para poner sobre la mesa una descompensación en el trato de EE.UU. a los migrantes de sus naciones con respecto a los cubanos.

Mientras unos son perseguidos y deportados en cuanto ponen pie en suelo USA, los cubanos se acogen a la Ley de Ajuste, que les otorga residencia a partir del año de pisar tierra norteamericana, hayan llegado legal o ilegalmente.

Antes, cada cubano habrá desembolsado entre 7.000 y 10.000 usd en su periplo multinacional en busca de la tierra prometida. En total, unos 30 millones usd, sólo en 2015, a bandas de traficantes.

Todo es un sinsentido pues EE.UU., con esta Ley de Ajuste, incentiva el éxodo masivo de cubanos, como también lo hace con el llamado Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, alentándolos a abandonar sus destinos en terceros países.

Asimismo permanece vigente, en contraposición al acercamiento Cuba/USA que venden, la política de ‘pies secos-pies mojados’. Los guardacostas norteamericanos acaban de devolver a Cuba a 39 desesperados que intentaban cruzar el Estrecho de Florida en tres balsas.

Interceptados antes de llegar a suelo USA, estos sí son devueltos. Es de suponer que se trata de salidas ilegales, no como en el caso de los atrapados en Costa Rica, por lo que les esperan represalias penales una vez las patrulleras los hayan redepositado en Cuba.

Y como de todo esto se habla poco o nada, en Europa preocupa más el éxodo de sirios, voy a compartir una noticia que afecta a aquel entorno geográfico. Un Airbus A320 de la compañía Spirit, despegado de Fort Lauderdale, con 92 pasajeros, se ha visto obligado a regresar tras 15 minutos de vuelo, al recibir una amenaza de bomba, que resultó ser una falsa alarma.

Para terminar, cambio de registro para dar mi enhorabuena a los cubanos por su éxito en los Grammy Latinos entregados en Las Vegas. Pablo Milanés, de quien cuento una reveladora historia en mi novela “Mi ‘Casa Grande’ en La Habana”, editada por Verbum, lo recibió ‘a la excelencia musical’.

También estuvieron nominados, aunque sin premio, Iván ‘Melón’ Lewis y Rey Ruiz; y premiados el Septeto Santiaguero, Calle 13 y Alex Cuba.

La isla es mucho más que cayos, salsa y mojitos…

 

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta